viernes, febrero 02, 2007

Rusticidad Rusa


Tal vez sea un poco injusto con el título, pero sin dudas es el atributo que más recuerdo de Enrique Hrabina (eso y que tenía unos huevos considerables).
Debutó en Atlanta en la B (en 1981), y fue quien erró el penal definitivo en la definición contra Temperley por el segundo ascenso a primera en 1982 (una de las definiciones más largas de la historia del fútbol argentino, creo que jugada de noche).
Igualmente pasó a San Lorenzo donde integró una de las defensas más sanguinarias de todos los tiempos(?): el Turco Alul, el Pipa Higuaín, Osvaldo Biaín y el Quique de número 3, con el buenazo(?) de Cousillas en el arco.
Eran épocas jodidas en el Ciclón, recién ascendido y sin cancha, con jugadores que no tenían para bañarse, pero igualmente fueron subcampeones del Metro ´83.
Después de un par de años en Boedo, pasó a Boca Juniors, donde jugó hasta el final de su carrera.
Fue parte de varias defensas modositas(?), pero la más recordada fue con Luis Abramovich de 4, Higuaín de 2, Cucciuffo de 6 y él de 3 (también jugó con el Tata Brown y con Ivar Stafuza), Genaro o Gatti eran los arqueros.

En tiempos jodidos para los xeneizes se ganó la titularidad hasta el retiro, y sin ser ídolo (ni estar cerca de serlo) sí fue muy querido por la 12 por los huevos con que suplía su técnica limitada, siendo uno de los pioneros en ir a los pies trabando con la cabeza.
Salió también en las Paparazzi de la época porque andaba con Mariana Karr (teniendo en cuenta que la actriz tenía unos 20 años menos que en las fotos)
Si bien es símbolo del marcador aguerrido, lo primero que pienso cuando me acuerdo del Quique no es en su juego, sino en la extraña pronunciación de su apellido en los relatos de Mauro Viale: "Cierra sobre la izquierda Jarabina"
Para el deleite(?) les dejo también una perlita del Quique de Villa Crespo.

25 Comments:

Anonymous Cosme Fulanito said...

El Quique, junto al Loco Gatti, fue de mis primeros ídolos en Boca. Por él (y otros rústicos del balompié), y por mi falta de ductilidad en el transporte del balón, me dediqué a ser defensor.
Extraño a Graciani y Comas...

4:37 p. m.  
Blogger WILLIAM WALLACE said...

muy bueno pep, te confirmo que el penal lo erro en cancha de huracan y de noche, esa gloriosa noche del ultimo ascenso del cele.se lo atajo con la panza el mudo Casse.
mariana karr estaba muy buena , despues del quique se morfaba a raul taibo. galan ochentoso.

4:42 p. m.  
Anonymous Fdm said...

La dupla defensiva izquierda integrada por el Ruso y por Pasucci fue de las cosas mas sanguinarias que vi en mi vida.

Y lo de su apodo es ironico y muestra un poco del inconciente del argentino; como dice Brailovsky: "cuando jugaba bien, me gritaban: "Buena, Ruso"; cuando me equivocaba me decian: "Judio de mierda".

Viale siempre fue un especialista en pronunciar mal casi todos los apellidos; hasta con Bochini decia cualquiera.

5:44 p. m.  
Blogger rattin said...

El ruso es hasta el día de hoy uno de los máximos ídolos que tengo. Todavía evoco la camiseta sin marca que me regalaron mis viejos (incluso ni Fate decía). En esa época, el número te lo tenían que coser a mano. Todos los pibes usaban la diez, en homenaje al Diego (o al Bocha, a Alonso, a Ruben Paz o al Chino Tapia). Yo le pedí a mi vieja que me cosa el número 3 en la espalda, en homenaje y gratitud al ruso. Y no había nada en el mundo como tirarse a los pies con esa casaca.
El "huevo, huevo, huevo, Ruso, Ruso, Ruso", de la 12, cántico de guerra si los hay, fue muy popular, y luego replicado con otros como Giunta, el Vasco (Olarticochea), y finalmente el Chicho.
Un recuerdo especial (además del típico Jarabina de Mauro Viale, lógicamente) es un gol a River en una copa de verano, sobre la hora, un partido que Boca remontó sobre el final.
Y otra cosa que recuerdo es cuando pateó un corner en un partido que perdimos inesperadamente con Argentinos en la cancha de Boca, en la campaña de Menotti. Se apuró tanto en patear, que la pelota ni llegó al área.
Gracias Ruso, crack de todos los tiempos.

7:15 p. m.  
Blogger bks said...

En Mercado Libre anda dando vueltas una remera que dice en letras grandes "Kike" y más chiquito "Hrabina", todo escrito con la tipografía típica de Nike.

La compraría si no fuera porque soy de River...

8:44 p. m.  
Blogger chenzo said...

como bostero fanatico y asiduo concurrente en esa epoca recuerdo con especial cariño la respuesta del ruso al huevo huevo huevo con su puño cerrado como un guerrero que era....
ademas del agonico 3-3 con River en Mar del Plata hay un gol suyo a la lepra en el año 91 en cancha de Boca que define casi el cuasi campeonato de Latorre-Batistuta luego perdido en la final de los penales con el mismo rival.

Bien sanguinaria la defensa Stafuzza-Higuain-Pasucci-Hrabina no...nada que envidiar a la del ciclon que nombra el post.

Menotti tuvo toda la intencion de pulirlo y no lo rajo como a Roberto Anibal.....recuerdo una nota en el grafico que decia que le pedia que no la revoleara tanto...que sea algo mas fino.

Pero los bosteros siempre vamos a destacar su entrega y como se brindo por la camiseta en tiempos complicados. Lástima que no prospero su campaña como técnico en Almagro.
Recuerdo un lindo triunfo en el Monumental.

3:46 a. m.  
Blogger La Pelota said...

Hay jugadores bien rústicos, muy limitados, que sí fueron grandes más que nada por su entrega.

Un tipo como Giunta, alguien como Úbeda, incluso el mismo Quique, pudieron ser figuras en equipos grandes como Boca, Racing o San Lorenzo. Digamos que el Paladar del Rojo y de River, sacando raras excepciones, no admite a este tipo de exponentes.

De Quique me acuerdo una vez un gol de cabeza que le hizo al Newell´s de Bielsa, por la 17ma. fecha del Clausura 1991, clave para ganar ese torneo e ir a la final contra los rosarinos, que lamentablemente perdimos.

Después sé que anduvo más o menos bien como DT. Pero luego no supe más...

9:24 p. m.  
Anonymous Futbolero Estadistico said...

Excelente Recuerdo:

Un dato de juego, se proyectaba, llegaba a la linea de fondo y tiraba centros rasantes paralelos a la raya del arco, verdaderos buscapies no siempre aprovechados por los delanteros de turno (un 3 que tuvo Atlanta y/o Quilmes que se llamaba Pizurica hacia la misma jugada).
Tenia muchisima potencia en sus remates de zurda, pero no tanta direccion.
Fue un jugador muy querido realmente por como se brindaba.

Hizo como defensor, muy pocos goles. Solamente en Primera A en partidos oficiales tiene 4 goles en 214 partidos.

Mariana Karr una rubia que se comia el Quique estaba muy buena!!!.

12:45 p. m.  
Anonymous Leo Carioca said...

Enorme los huevos del Quique, tenía que cargalos en una carretilla para poder jugar.

No recuerdo grandes partidos suyos contra Independiente, pero sí que siempre jugaba al límite, entraba muy duro. No sé si hoy hubiera podido jugar en este fútbol de trolos, llena de cámaras y botones; no importaba si era Chaco Por Siempre o River, el Quique siempre tenía preparado un misil tierra-rodilla para liquidarte.

Además, pertenece a la extinta raza de jugadores con barba, a la cual le digo sí por completo.

7:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pep, la verdad que esa produccion de EG es un deleite... (como tantas otras de los ´80, cuando era una revista decente)
Coincido con vos Leo, en este futbol lleno de mariconazos que hay hoy, el Quique junto con otros duros ochentosos, sería un tipo proscripto...
A pesar de ser un defensor del futbol bien jugado, mis respetos al gran Quique, un tipo que dejaba la vida por la camiseta que llevaba puesta

8:12 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Recuerdo que en el partido Boca 1- San Martin de Tucuman 6, en la ultima jugada del match, le hace un TACKLE a un delantero rival
Supremo!!!!

Adrian

5:40 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Era un burro, simbolo de la decada nefasta de Boca Juniors donde los idolos eran Gatti (otro muerto), Pasucci, Hrabina y Pernia. Luego continuo con el habil Giunta que logro salir campeon gracias al primer partido trucho de los torneos cortos y luego mejoro con Navarro Montoya, Latorre, Batistuta, Marcico.

6:00 p. m.  
Anonymous pelotín said...

muy bueno el post. Yo también me acuerdo del gol que nos hizo en Mar del Plata. Como gallina, te daba más bronca que te lo hiciera este animalazo, porque simbolizaba al máximo el bosterismo: "jugamos horrible, pero ponemos tanto huevo que neutralizamos tu calidad..."
Me parece que desde los 70 hasta ahora, este tipo de jugadores está en declive. Antes todos los equipos tenían jugadores así, especialmente defensores o volantes de marca, pero ahora ya no hay troncos leñeros como Giunta, Hrabina, Higuaín... Hasta Arruabarrena es mucho más técnico...

5:49 a. m.  
Anonymous pelotín said...

por suerte, los hay jóvenes herederos del legado jarabinesco...

http://www.youtube.com/watch?v=KDC-ObuLC6c&mode=related&search=

7:07 a. m.  
Blogger Pastor said...

que buena jugada la gambeta asesina

5:32 p. m.  
Anonymous Iojankraiff said...

recuerdo que una vez, ya retirado, dijo que jugaba a dos toques: primero la bajaba y después la revenataba

4:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

de que huevos hablan payasos..si ese moiye no tenia huevos..para patadas lo tenes a ever ludueña..MUERTOOOOOOOOOOOOOOO

2:00 a. m.  
Anonymous Bodega said...

Che Pep, la defensa de la que hablás no era con Cuciuffo (Higuaín y Cuciuffo nunca jugaron juntos) sino con Musladini, en la época de Menotti
Otro detalle a mencionar, en la defensa del Ciclón, 3 turcos y él, mamita...
Saludos
Un grande Hrabina, lo hubiese querido en mi equipo

3:52 p. m.  
Blogger FUGAZI said...

Un grande Jarabina, faltan jugadores asi hoy en día. Laspada sería una especie de sucesor. Un as de la pierna fuerte. Saludos

4:01 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

nadie se acuerda aquella vez que fue a trabar una pelota con su cabeza ??? que grande ruso !!!
Como decian mas arriba...es inolvidable el canto de guerra de "Huevo,Huevo...ruso,ruso,ruso" y el revoleando el puño hacia la tribuna...

5:18 p. m.  
Anonymous Guefilte Fish said...

Gracias Quique por dejar bien parada a la colectividad con cada pelota dividida en la que trabaste.

Ojalá los jugadores actuales jugaran por el honor (más allá de la moneda que siempre es necesaria) como hacías en esa época.

5:47 p. m.  
Blogger Garandorf said...

LES AGRADEZCO A TODOS POR SUS COMENTARIOS , UN ABRAZO ENORME .QUIQUE HRABINA

7:24 p. m.  
Anonymous ransom said...

Dos recuerdo del GRAN QUIQUE
en una epoca que pateaba los penales en Boca. En particular, los pateaba "de puntin". El que mas recuerdo es uno que pateo a los 47 minutos del segundo tiempo para ganarle a Gimnasia 2 a 1 para quedar solos en la punta del campeonato que el Mono se hace el lesionado contra Racing.
Otro recuerdo es un gol que le hace a Wanderers por la Libertadores del 86 a los 48 minutos del segundo tiempo del corner de un penal atajado a no recuerdo quien. Boca gano 3 a 2!

1:17 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Desde Colombia; lo ví a Hrabina convertir de cabeza frente a Newell's en una final de ida en el '91, quizás su único gol bonito. Porque por lo demás, era como estrellarse con un armario… Estaba lleno de esquinas! Pegaba con todo, alguna vez lo vi precipitarse de cabeza contra las tibias de alguien! Pobre señor! Que tal para el rugby, Hrabina?

12:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por acá, algunos partidos de los Apertura-Clausura 90-94 se vieron gracias a un acuerdo entre la naciente Torneos y Competencias y un canal estatal colombiano. Hrabina fué sólo uno de los muchos miembros fundadores de ASOBESTIA, distinguido gremio de picapiedras del fútbol, cuyo máximo exponente es galardonado cada año como Rey de Bastos. Remember Monzón, Puyol, el galés Vinnie Jones (ahora actor recurrente en roles sórdidos) VanTuyne (por acá dejó también un prontuario de lesiones) y hay un colombiano no muy conocido : pregunten por el Gringo Palacios... Cómo pegaba el grone con el Pereira…

12:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home